La Yoli Cumple. Cumple años. Y nos digni-fica. Hace dos años comenzaba esta her-mosa experiencia. Un espacio de libertad desde donde pudimos expresar nuestras mi-radas y nuestro decir, nuestros sentimien-tos. Cumplimos 1 año de programa de radio en nuestra queridísima Megafón. Los lunes de todas las semanas la Yoli Radio acom-paña con diversas voces que nos comparten sus saberes y experiencias; Arte, Historia, Política, Derechos Humanos, y tantas cues-tiones que nos atraviesan la vida misma.

Pasadito el año y medio de la asunción del ingeniero como Presidente (cosa que to-davía no puedo creer cómo sucedió) se co-rrió el velo misterioso que proponía el mundo de la política al resto del común de la sociedad, que son las candidaturas a las elecciones legislativas de octubre.

Veamos. Para empezar, los pobres se-guro que no. Menos aún los indigentes. Y menos que menos las mujeres en esas si-tuaciones. Las mujeres, a su vez, no pue-den hacer política casi nunca, salvo que va-yan detrás de un hombre o que tengan mu-cha plata, pero aun así lo ideal es que ten-gan un hombre por delante. Tampoco pue-den hacer política los migrantes, ni de afuera ni de adentro del país. Si te fuiste del lugar donde naciste, al piste, no podés chistar.

Rodolfo Kusch, filósofo argentino nacido en 1922 en Buenos Aires, se desempeñó como profesor universitario e investiga-dor en el Ministerio de Educación entre 1948 y 1955.
Sin embargo, su actividad como escritor fue, quizás, la más emblemática. Sus es-critos sobre cultura popular se destaca-ron por su profundidad y exhaustividad, además del compromiso asumido desde la perspectiva de la “barbarie” del conti-nente, en la necesidad de crear un noso-tros cultural que contenga la diversidad de sujetos, objetos, espacios y valores que forman parte de un horizonte cultu-ral que nos es propio.

¡Todos! Absolutamente todos. Este es un perejil, compró el discurso del patrón. Todos somos sujetos políticos. Y hacemos política en casi todas nuestras acciones. En todas las facetas humanas hay política. Produc-ción, distribución, reproducción, son todas instancias con un fuerte componente polí-tico. 

La trama que hoy confronta a los Benet-ton con el pueblo Mapuche es la continui-dad histórica del genocidio perpetrado por el Estado Nacional argentino contra los pue-blos originarios entre los años 1870-90, el cual facilitó fraudulentas maniobras finan-cieras, administrativas y políticas para con-solidar una de las mayores concentraciones de tierras de la Argentina.

Página 1 de 2

©2020 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk