Éramos muchos

Imprimir

Fueron días apurados los anteriores al viernes 29 de abril.
Nos movimos rápido, caminamos toda la UNLa para charlar con los Compañeros, les informamos, tuvimos paritarias, íbamos, veníamos, armamos las banderas, coordinamos con los demás Gremios de la UNLa el punto de encuentro y otras logísticas para que salga todo bien. Fueron de esos días largos, cansadores… pero ya estaba todo preparado. Sólo faltaba que sean las 11 del viernes.
Y ahí nos encontramos. Éramos muchos. Algunos compas contaron más de 70 Nodocentes. Clara-mente el Gobier- no de Mau nos une. Nos movi-liza. Nos vuelve combativos. Fue raro salir a reclamar un 1º de Mayo. Veníamos de festejarlo y mucho los últimos años. Hay muchos, muchísimos que ya ni pueden festejar, y a los que tenemos trabajo el bolsillo flaquea antes del día 20… Motivos sobraban para reclamar.
En la UNLa el Paro fue casi total. Los Nodocentes entendimos que más allá de las diferencias, la unión en la adversidad es lo único que puede salvarnos. Y así fue como llenamos un micro entero, de esos na-ranjas. Es que éramos muchos.
Llegar a la 9 de julio era como llegar a ese lugar que estabas buscando desde que te despertaste. Lleno de micros, camiones, autos, banderas, humos, policías, gente y gente. Empezamos a desenrollar los trapos, nos organizamos y empezamos a desfilar entre los colores de las camperas y banderas de los distintos Sindicatos.
Fue hermoso. Todos juntos, caminando por Cerrito para doblar en Chile. Nos miraban, nos sacaban fotos… Nodocentes, Docentes y Estudiantes, si que éramos muchos y estábamos cantando y sonriendo porque así debe ser cómo se marcha. Nada grande se puede hacer desde la tristeza nos decían en los libros.
Encontramos un buen lugar dónde anclar las banderas y los bombos empezaron a despertar. Empezaron a llegar más Compañeros. No falló ninguno de los que dijeron que “¡nos vemos allá!”, y fuimos un montón más.Escuchamos el himno, tan hermoso, tan diverso, tan nuestro. Lo cantamos y lo saltamos.
Algunas cervezas empezaron a acompañar a los choris y las charlas entre Compañeros se volvían hermosas, como para contarlas todas.Vinieron los discursos, tan contradictorios, tan poco explicables algunos…pero en fin… el Movimiento Obrero ahí es-taba, unido, ¡y es tan lindo así! Se notaba que tenían ganas de salir a la calle los muchachos.
Arrancamos la vuelta, mirando para todos lados para que todos podamos volver y para terminar el día sin ningún tipo de problemas. Y así Estábamos contentos. No sé si felices, pero estábamos contentos.
Hay buenos Compañeros, los que marchamos y los que adhirieron al Paro sin movilizar. De cualquier forma, estamos en la misma. Nos toca luchar, para defendernos a nosotros y a nuestra Universidad. Porque los Nodocentes nos dimos cuenta que somos la Universidad… es que fuimos muchos el viernes, y para decir verdad, siempre lo fuimos. 

Diego Barone