CONTRA LOS POETAS

Witold Grombrowicz, para quién no lo conozca era un escritor polaco que un día vino en barco a la argentina, y en su país estalló la guerra y no pudo volver. Como en la película “la terminal” que trata sobre un náufrago que en vez de una isla, se queda en un aeropuerto.
Él estuvo parado en la Argentina unos diez años. Parando en bares, jugando ajedrez, trabajando en un banco (un tiempo), viviendo en pensiones, y mientras iba escribiendo su literatura, e intentando pensar éste Bendito País.
Dicen que cuando volvió a Polonia en Barco, le grito a su sequito que lo seguía: “si quieren nacer, si quieren ser libres…Maten a Borges”. Obviamente pretendía un asesinato “literaturicamente”.
Leyó el dique de contención, antes de tiempo. Este polaquito, escribió una conferencia llamada “Contra los poetas”, donde realiza un derrumbe a la profesión. Una conferencia a la que fueron 10 personas en una pequeña biblioteca. Ahí dio dos consejos: “el hombre formado únicamente en el contacto con hombres que se le parecen, el hombre que es producto exclusivo de su propio ambiente, tendrá un estilo peor, que el hombre ha vivió en ambientes diferentes y que ha convivido con gente diversa, aprende hablar el universal”
Además agregó que el poeta no debe tener “su política de avestruz” en relación con la realidad. Que está bien que cante sus penitas de amor, que extrañe a la gorda Judith, pero también debe comprender el alrededor.
Dice: “Mi arte, no se ha creado en contacto de gente afín, sino en contacto con el enemigo“
Grombowicz tiene otra tesis: “Mientras más inteligente se es, más estúpido”. Lo cual nos deja un consejito, y es que hay que tener cuidado con los “formados”, con los hombres de letras, con los habladores profesionales que hablan de cosas de los libros, con riffs de otros, que de verdad viven encerrados en castillitos, que no hablan el lenguaje del pueblo, que pretenden que su concepto de “pueblo” es el de verdad, que sólo buscan el aplauso y no viven y no sienten las causas del pueblo. Una especie de alegoría de “Caverna de Platón” pero al revés, que en vez de vivir en la cueva, están en edificios con aire acondicionado y televisión satelital.
“¿Pensás que si en la escuela no nos hubiesen obligado a extasiarnos con el arte, tendríamos por él, más tarde, tanta admiración, una admiración que nos viene dado? ¿Qué es esto de adorar a los superiores?” Tal vez como un Joker polaco, este llamando al Caos, pero también nos anima a pensar, o nos chifla a la cabeza, para que no se pierda entre tanto consumo.
O Tal vez como nuestro amigo Facundo Cabral y su potencia, nos dejó una justa que ayuda a pensar mejor todo esto: “vuele bajo, porque abajo esta

TODO LO QUE CALLA TU NOMBRE

Podríamos haber escrito un poema perfecto,
Una verdad puesta a punto,
Ese imaginar entre colectivo y trenes
Esos hipotéticos hijos macanudos que no tuvimos
Una casa con patio
Un bulín 2 x 2 tomado por las flores del balcón y todos tus cachivaches,
La vida contigo.
Podríamos haber escrito la más bella historia de amor,
Y capaz no hacían falta esas palabras que expliquen cosas,
Porque uno no acaba nada, todo está por hacerse,
Así y siempre, te lo juro.
Y saber que compartimos ese banco de escuela,
Un acto sísmico, El relámpago en el patio,
Y a veces estoy triste, pero me viene la idea de Amor platónico
Formada en un rincón, en esa noche que recibí el rayo
Ese amor platónico es eso que no se toca, que no perece, que no se vence.
Capaz buscamos variables a lo total, a lo absoluto.
Pero uno nunca pierde lo que tiene,
Al contrario, lo vive recuperando.
No hay que entender,
Sólo no hay que temer a o sagrado.

Keki

EL CIELO QUE VES

El cielo que ves...
Toco la inocencia esculpiendo
las deshoras y tu distancia.
Soliendo salir de uno,
se me hizo costumbre
y encarné en un arco iris de grises
Expectante, dejé el apego a las cosas,
personas o lugares…
…y que lindos se ven los matices de la vida.

Ramiro Rodríguez Moyano

©2020 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk