Te dejo dos títulos que te van a volar la cabeza y que están “a la mano”.

Imprimir

 Uno: De cómo amar al mafioso


Fines de los 90, Tony So-prano (James Gandol-fini), un mafioso ítalo-americano tiene un tremendo ataque de pánico observando los patos estacionales en su pileta. En-tre una y otra cosa le recomiendan empezar terapia con una psicóloga tradicional (Lorraine Bracco) y el, hace absolutamente todo para que su mujer, sus hi-jos y su “familia” no lo descubran.
Así da comienzo una de las mejores series que se emitieron en la televisión occidental. Los Soprano es, nada más y nada menos, el relato de la vida de una familia de mafiosos que retoma conceptos de personajes clásicos, como Michael Corleone, pero con un nivel de actualidad, detallismo y sensibilidad tan altos que crean un personaje que debería ser moralmente detestable y es, sin duda adorable.
Además de generar a nuestro antiheroe favorito (creeme que te vas a encontrar deseando que la ley nunca lo enganche en nada), la serie es un rega-dero de temas musicales excelentes, como por ejemplo “Wake up this morning” de Alabama, que es el que abre la presentación de la serie.
Si todavía no viste Los Soprano, te estás perdiendo de algo sublime. No digas que no te avisé.
Ficha técnica:
Género: Drama / Policial
Actores principales: James Gandolfini, Edie Falco, Tony Sirico, Steven Van Zandt, Lorraine Bracco, Michael Imperioli, Jamie-Lynn Sigler, Dominic Chianese , entre otros..
Temporadas: 6
¿Dónde la veo?: www.netflix.com o www.seriesbang.to
Dos: De cómo reirte del mafioso

Para se-guir con la temá-tica, el segundo
recomen-dado es “Lilyham-mer”. Sin dudas, va de la mano del anterior reco-mendado ya que el protagonista es Steven Van Zandt, un actor que tiene un personaje hilarante en la serie.
Lilyhammer es “una de mafioso” pero en su mejor versión comediada.
¿De qué va? Pues bien, Frank Tagliano es un reconocido jefe de la mafia ítalo americana en Estado Unidos. Luego de una interna entre bandas y el accionar del FBI, Frank queda en un programa de protección de testi-gos y lo relocalizan en LilyHammer, Noruega. De ahí en adelante, todo es risas para el espectador y malos entendidos para la trama.
Un mafioso en un pueblo de santurrones, un romance profundo, negocios turbios y otros persona-jes de ensueño: todo eso es esta serie. Si querés reirte con un yankee italianizado viviendo en medio de los bosques nevados de noruega, no te lo pierdas.
Ficha técnica:
Género: Comedia dramática
Actores principales: Steven Van Zandt, Trond Fausa Aurvåg, Steinar Sagen, Marian Saastad Otte-sen, Sven Nordin, Kyrre Hellum, Anne Krigsvoll
Temporadas: 3
¿Dónde la veo?: www.netflix.com o www.seriesbang.to 
Andrea Stilman Souto
Subiela, director de cine argentino que hace volar a las chicas, cuenta que su primera idea de “Cine”, era que era un lugar oscuro para ir a chapar con noviecitas de entonces. Con esos primeros amores que nos dan un posgrado en todo, ahí nomás, en plena adolescencia. Lo que viene después es la domesticación de la escuela, que algunos llaman matrimonio. Claro, piense. Antes uno iba de la manita, se sentaba en la plaza, y tiraba un besito, o si intentaba dar rienda suelta a la lujuria, eran vistos por los abuelos “alimentapalomas”, como un libertino ateo hereje. Así que uno, sin un mango, y sin el negocio de los telos en cada barrio en expansión, buscaba alternativa. Ahí estaba el cine, ofreciendo esa opción por los pobres en el amor inicial. Dice que con ese comienzo: ¿quién no se puede hacer cineasta o amar a las películas?.
“La Libertad”
de Lisandro Alonso.
El cine de Alonso, es un cine de la quietud. De la calma. Paisajes que hablan más que sus personajes. Diálogo breves, casi nulos, lo no dicho. Con la posibilidad de dar un giro inesperado hacia lo peluche corte Subiela o Campanella, pero no lo hace. La vida misma. Una especie de documental sobre hombres silenciosos, que no emiten grandes reflexiones, sino que como máximo, compran una remerita para su hija. Hay una especie espiritualidad de hombres dolidos. Que no reclaman nada, que no lloran por sus destinos, ni se quejan por el riesgo país. Lisandro viene contando la vida de hombres solitarios. No sé si tristes también, pero sí de una
infinita soledad. Su personaje: Un hachero en el Chaco y como son sus días.
Onettí decía que “Sólo el silencio puede nombrar al silencio” y Lisandro Alonso, también lo sabe.
Esta te la dedico a vos Star Wars 7.
“Las noches de Cabiria”
de Federico Fellini.
Esta película trata de la salvación que espera una mujer. Y es la de esperar un hombre que venga y la ame. Aquí Fellini se “travestiza”, ya no usa al galán Mastroinani que mujeriega, (amo estos verbos que acabo de usar/inventar) que intuye que una mujer “le dé” lo que busca. Sino que aquí son los hombres, que se le presentan a Cabiria, los que se presentan como la salvación. Para que le de eso que tanto precisa. Hay una escena donde van a visitar a la Virgen. Cabiria y su amiga Wanda le piden a la virgen. Wanda dice en voz alta lo que quiere. Cabiria quiere lo mismo, pero lo dice en silencio: Es un Hombre.
Keki