“El modelo sindical argentino es una herramienta que hay que cuidar”

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entrevista al secretario de Organización de la FATUN, Mauricio D´alessandro.

JD- ¿Cuál es la función de la Secretaría de Organización en FATUN?

MD- Para entender cuál es la función general de la Secretaría es necesario especificar que la FATUN es una organización de segundo grado. La Secretaría de Organización, tiene la tarea general de intentar armonizar las tensiones que se producen en torno a las organizaciones de primer grado, que serían los sindicatos de base, como ATUNLa.

Organización lleva adelante el control y supervisión de la relación con el único ente de control que es el Ministerio de Trabajo. Es decir, la vinculación con la actual Secretaría de Trabajo recae tácticamente en esta Secretaría, más allá de la Secretaría General. Todo lo que tiene que ver con control de los libros de registro: Actas, Memoria, Balances, Afiliación, Renovación de autoridades, Certificación, etc. Podemos concluir que la Secretaría de Organización está más vinculada y relacionada con la vida propia de la institución formalmente.

Podemos sumarle que dialoga por una cuestión de afinidad temática con la Secretaría Gremial, en un vínculo permanente ya sea cuando hay que organizar una actividad gremial o actividades de un plan de acción o de lucha. Una tarea táctica para dialogar con otras secretarías, funciona como un vínculo que ayuda a la Secretaría General en su conducción estratégica.

 

JD- Digamos que tiene un vínculo transversal en torno a las otras secretarías

MD- Si, acá no hay una jerarquía. Ninguna Secretaría es más ni menos que otra. Acá, dentro de una estructura vertical, la única Secretaría que está por encima de las demás es la General. Después cada uno de nosotros, entendemos las lógicas de funcionamiento que no son ni más ni menos que la réplica orgánica de los sindicatos de base. Las Secretarías tienen un rol específico y tratamos de llevarlo adelante lo mejor posible atendiendo a la conducción y su visión.

 

JD- ¿Qué análisis podes brindarnos del año que se viene dando, tanto en términos generales de la cuestión nodocente, universidades nacionales y el trabajo que viene haciendo la Federación?

MD- Es imposible escindir del momento histórico en el cual estamos. El diálogo hacia el interior de la Federación es uno, el diálogo hacia el exterior es otro. Este está conectado con la interpretación que vamos haciendo los dirigentes integrales del contexto y la realidad que nos toca vivir, pero también es un diálogo multidireccional. Una cosa es dialogar desde la Federación con sus afiliados, otra cosa es dialogar con nuestro empleador, que es un diálogo con el gobierno y el poder político del país. Por otro lado, tenemos un diálogo permanente que interactúa y trabaja en un sistema de péndulo constante que va interpretando la realidad y realineando los posicionamientos con el movimiento obrero organizado, ya sea dentro de nuestro encuadre de tercer grado que es la CGT y dentro de la misma central, con los realineamientos internos que hay. Y también con las otras centrales que encuadran a otros trabajadores u organizaciones sociales libres del pueblo. Todos estos sectores están siendo muy atacados por un gobierno que hace de la realidad social un padecer constante para quienes trabajan y quienes han perdido su trabajo. Un gobierno que tiene un grado atroz de insensibilidad y un objetivo puesto en la renta financiera y concentración de capitales, en vez de la producción y el trabajo, haciendo una transferencia impresionante de recursos de los más humildes hacia los más poderosos.

En esa lógica nosotros trabajamos en paritarias y en la defensa de nuestro convenio colectivo, que reúne los derechos y obligaciones de nuestra actividad, es decir el primer objetivo que fijamos en conjunto.

 

A fines del 2015 avizoramos lo que podía llegar a pasar, discutimos mucho con todos los representantes del sindicato, en el Consejo Directivo o en Congresos y tratamos de profundizar la cuestión. No logramos que la sociedad comprendiese el momento y así evitar que la Alianza Cambiemos llegue al control del Estado. Chocamos con el gobierno antes de que llegasen, porque entendíamos que el macrismo no representaba el interés de los trabajadores, chocamos ante el intento de reforma laboral, chocamos y perdimos ante la reforma previsional. Tuvimos una mirada muy crítica del gobierno nacional como de los gobiernos provinciales.

 

Siempre intentamos defender las fuentes laborales. Lamentablemente en época de crisis uno tiende a protegerlas como el bien más preciado y a partir de ahí construye su estrategia. Eso hace que uno retroceda varios escalones a lo que habíamos avanzado en años anteriores, como con Néstor y Cristina.

Uno ya se pone a la defensiva y tiene que ir postergando en paritaria otras necesidades y derechos. Y esto se da en un sistema universitario expansivo con 57 universidades nacionales que están en un proceso de reacomodamiento. Todo lo que vemos hoy requiere de un enorme esfuerzo para no perder las fuentes laborales. Hay que cuidar en especial a la universidades nuevas que como empleadores nuestros todavía no tienen conformadas y consolidadas sus estructuras. No se trata simplemente de lo salarial sino de cuidar mucho el presupuesto universitario y discutirlo al interior de las universidades con responsabilidad institucional para avanzar, pero nunca dejando la conciencia de clase de lado. Entonces, lo primero es cuidar nuestra fuente laboral, cuidar nuestro convenio colectivo como la herramienta superior y a partir de ahí tratar de no perder contra la inflación.

Lamentablemente, el 2019 nos encontró en una situación muy difícil con un gobierno muy duro que recibió un mazazo en las PASO. Seguramente cuando hagamos un balance de los 4 años de Macri nos va a quedar un déficit por recomponer. Hemos intentado por todos los medios, siempre en un carácter solidario, atender la necesidad de las categorías más bajas custodiando sus porcentajes, previendo que sean las más beneficiadas en torno a la inflación.

Encontramos un formato, lamentablemente una parte va dentro y otra no logramos pasarla al remunerativo básico. Hay un plan, hay un acta, hay una garantía que se va a cumplir como se cumplió con la antigüedad y el porcentual para alcanzar el 2% en cada una de las categorías. Esto es una tarea que requiere de mucho esfuerzo, de mucha capacidad y de mucho sentido de la ocasión por parte del Secretario General y de la Comisión Directiva. Más de una vez, se siente la necesidad de decir cosas que tal vez no sean las correctas, o la necesidad de patear una mesa o romper una instancia de negociación por que la injusticia es grande y las necesidades son muchas pero los compañeros han tenido la responsabilidad superior a todas las cosas y esto es un enorme legado que nos dejó el compañero Farina y que el compañero Merkis sigue en plenitud.

 

La tarea no es para aplaudir, pero sí para sentir que hay una organización de pie que entiende las necesidades y que trabaja todos los días de cara a sus verdaderos dueños, los afiliados, y puede salir a la calle y caminar y hablar con sus afiliados. Porque sus dirigentes integrales pueden recorrer la base, no están de espaldas a sus trabajadores y trabajadoras y ese es el gran legado que ha sabido construir FATUN, que por sobre todas las cosas, tiene tres pilares inclaudicables que son la unidad, la solidaridad y la organización. No es un eslogan, se practica esto todos los días. Se practica la unidad, no de forma mezquina, sino a través de la solidaridad de sus integrantes y a partir de esta unidad, edificada en torno a la solidaridad como columna vertebral, se encuentra una organización que tiene identidad, pertenencia y respeto hacia el interior y exterior de ella.

 

Seguramente las precisiones respecto de la paritaria no van a estar plasmadas en esta revista por qué la paritaria es una construcción dinámica. Pero no es una negociación que se espera a un momento, sino que se trabaja continuamente. Nosotros venimos de adelantar en agosto un tramo del Adicional de Capacitación que se iba a cobrar en septiembre, de hacer los esfuerzos necesarios para contenernos en esta moratoria, que era un paliativo que diseñó el gobierno, nos dejaron afuera del bono de los estatales, por no comprendernos como sector estatal. Porque tenemos convenio colectivo propio, aunque muchos de los que no están dentro de la Administración Central lograron el bono. El gobierno disciplinó a las Universidades Nacionales por su mirada crítica, por su accionar y por su famosa independencia y autonomía, por eso atacan lo salarial.

Tenemos mucha fe que nuestros paritarios nos van a volver a ofrecer al Consejo Directivo y al Congreso, la defensa que han demostrado en cada una de las instancias de lo que es la pauta salarial.

 

JD- Ingresando un poco en el movimiento obrero en términos generales y la Federación dentro del mismo. Una reflexión sobre la batalla cultural en torno a la estigmatización del movimiento obrero y la tarea militante de derribar esos prejuicios. Y por otro lado, qué perspectiva imaginamos los nodocentes y nuestra Federación para los años venideros suponiendo que regrese un gobierno popular.

 

MD- Partimos de una premisa básica, el modelo sindical argentino es único. Es el último dique que se rompe en todo proceso de crisis y que ha logrado contener al liberalismo o neoliberalismo, a la derecha y a las dictaduras. Es la columna vertebral que nos legó el General Perón y Eva Perón y es a partir de ahí donde nosotros edificamos esa no estigmatización. Cuando se habla de los últimos 70 años, no se apunta tanto al PJ si no al peronismo como modelo de país. Porque este tiene al obrero como sujeto histórico y su columna vertebral en el movimiento obrero organizado. Bueno, esa es la estigmatización verdadera, la culpa es que no pudieron barrer los derechos laborales que tenemos desde 1945.

Nosotros como trabajadores creemos que el modelo sindical argentino es la herramienta que hay que cuidar, la única manera de poder equilibrar un juego en el cual se parte de fortalezas distintas: el poder económico que tiene una fortaleza implícita y los trabajadores tenemos nuestra fuerza de trabajo, y la única manera de poder resistir esa desigualdad es organizándonos.

 

Pero la organización per se no basta, y ahí entra el modelo sindical argentino. No es lo mismo una organización que tiene un grado de pertenencia de la que no lo tiene. Nuestro grado de pertenencia es hacia un modelo sindical, el cual está en disputa y discusión, no es que todos pensamos exactamente igual. Si hay un patrón de comportamiento y una legislación que respalda un funcionamiento. Hoy tenemos un Ministerio de Trabajo rebajado a Secretaría. Pero que haya un Ministerio de Trabajo y que este sea un árbitro en un tema tripartito, trabajador, empleador y Estado, es parte del modelo que adherimos. Que haya una legislación y un fuero laboral que legisle sobre el mundo del trabajo y por ende un sistema productivo adaptado a este modelo particular. Que ese modelo se organice por rama de actividad y no por empresa es un enorme legado también. Cuando uno empieza a hacer la tarea comparativa con otros países y participar de lugares donde la diferencia se pone de manifiesto, se da cuenta el enorme legado y ventaja cualitativa que otorga organizar por rama de actividad y no por empresa.

 

JD- Y se excusan en la idea de “democracia sindical”...

 

Ahí hay otra cosa encubierta. El modelo sindical argentino se posa sobre la individualidad del trabajador, o sea cada trabajador tiene el derecho de optar si se organiza sindicalmente, si se adhiere o no. La democracia sindical parte desde la célula menor indivisible que es el trabajador y la trabajadora. La FATUN tiene adhesión voluntaria, no tiene ni siquiera una cuota compulsiva por derecho de convenio, tienen una libertad individual dentro de nuestra actividad que es la educación superior y el sector nodocente. Esta organización se estructura en torno a un carácter federativo, decidido por compañeras y compañeros. Allá por 1949 cuando se creó el primer agrupamiento, y se tomó esa decisión. Los dueños de los sindicatos son los trabajadores organizados sindicalmente ¿Quiénes son los dueños de la Federación? Los sindicatos que representan a los trabajadores de primer grado y que periódicamente rendimos a nuestro controlador que es el Ministerio de Trabajo, en los periodos que lo establece la ley. Pero hay una rendición de carácter permanente que es a nuestros afiliados.

Esa estigmatización parte de un desconocimiento probablemente mayoritario, y por otro lado, de una manipulación de aquellos que sí conocen el sistema democrático sindical, pero lo rechazan o lo prefieren de otra manera y tratan de esmerilar la solidez sindical con estos argumentos.

 

JD- ¿Cuál es tu perspectiva a futuro del rol del movimiento obrero de cara al próximo eventual gobierno peronista?

 

Primero ser muy respetuosos y no relajarnos. Con mucho cuidado y respeto pero con conciencia de trabajar para que llegue un gobierno nacional y popular a la conducción del Ejecutivo Nacional, Provincial y a todos los espacios democráticos.

Uno como dirigente integral tiene la obligación de intentar adelantarse a los hechos y aportar previsibilidad para la organización. Hoy con la ruptura del tejido social que sea ha provocado, con el derrumbe del sistema productivo y con el daño provocado a los sectores populares, tenemos que pensar en la responsabilidad de conducir una organización que representa a más de 50 mil trabajadores y trabajadoras, y analizar que en esta instancia el frente nacional y popular va a necesitar de un acompañamiento, que dicho sea de paso, hoy está teniendo para llegar a ganar una elección. Pero una vez ganada va a necesitar un acompañamiento aún mayor y con mucha responsabilidad dentro del acuerdo social que se está tratando de armar con Alberto Fernández en la presidencia, con dirigentes de todos los sectores que integran el Frente de Todos y con la fortaleza y la experiencia de la compañera Cristina. Nosotros tenemos que comprender este contexto histórico donde se nos va a pedir como parte de ese acuerdo social, garantizar la paz y acompañar un periodo en el cual se intente estabilizar las variables que permitan volver a crecer, producir y distribuir el ingreso del Estado en los sectores que más lo necesitan. Estamos convencidos que la educación, la salud, la seguridad, la producción y el trabajo son lugares con carácter prioritario.

Sabemos que debemos pasar por un período de comprensión y a partir de que se reactive el país, podamos discutir cuestiones de segunda generación, para nuevas necesidades y derechos. Para eso nosotros estamos en condiciones: pedirle a un gobierno nacional y popular que la prioridad sean los salarios solo de los trabajadores nodocentes sería no comprender la realidad y llevar a la organización a una derrota y fracaso por aislamiento, incomprensión y falta de solidaridad. Pero quedarse de brazos cruzados es un error y no lo van a permitir sus afiliados. Hay que llegar a un acuerdo de cómo va a transitar el país y para mejorar las variables que permitan volver a tener una vida digna y feliz con grandeza de patria. Esa justicia social necesita ser construida y esto es un proceso dinámico, queremos alcanzar la justicia social y que nuestra organización vuelva a ser feliz. Nadie se puede realizar en una sociedad que no se realiza. Por lo tanto es un proceso incierto, porque no sabemos la profundidad del daño que han hecho, pero si estamos convencidos que solo se puede salir adelante con un gobierno nacional y popular.

 

JD- Te pido un mensaje para los Trabajadores y trabajadoras de la UNLa

 

En lo personal, tengo un cariño muy particular por los compañeros y compañeras de Lanús pero esto no es a título personal, sino institucional de la FATUN y es ahí donde entra un agradecimiento total a todos y todas por estar presentes acompañando. El haber comprendido que su organización necesita de la unidad y solidaridad y ahora se ven a las claras las consecuencias de haber alcanzado esos objetivos primarios. Creo que hoy están en un momento donde se deben sentir orgullosos del ATUNLa que tienen, y es por eso que la organización está sana y crece en un periodo de crisis. Eso no es lo normal, si es lo deseable, pero bueno estas cuestiones se dan cuando hay mucha conciencia de clase, cuando hay mucho esfuerzo detrás para alcanzar los objetivos. Les deseamos obviamente el mayor de los acompañamientos, permanecer junto a su Federación, compañeros y compañeras nodocentes de todas las universidades nacionales del país y que puedan alcanzar los sueños que tiene por delante, los objetivos. Así como hoy tienen Palabra NODO, tienen una sede que seguramente están trabajando mucho para sentirse orgullosos y seguramente trabajarán desde su paritaria particular para poder atender las necesidades de la base en el diálogo directo con sus autoridades y universidad y estarán esperando que la FATUN esté a la altura. Y lo harán como hacen siempre solicitando y recalando cuando hay que hacerlo y acompañándonos y estando presente en todo momento como lo han hecho hasta ahora.

 

 

 

©2021 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk

Please publish modules in offcanvas position.